REDUCCIÓN DE HORARIOS DE EDUCACIÓN FÍSICA. UN PASO ATRÁS.

By | 1 febrero, 2008

Por Juan Carlos Muñoz Diaz. Visita su página

La reforma educativa emprendida por la LOE (Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación) y su desarrollo a través del Real Decreto 1513/2006, de 7 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas en Educación Primaria, introduce una reducción horaria en el área de Educación Física. De las tres horas que se establecían como orientativas para los ciclos 1º y 2º de Educación Primaria en el desarrollo normativo de la LOGSE se han pasado a dos.

Esta reducción plantea algunos comentarios, a saber:

Se reduce el tiempo disponible para el desarrollo del currículo. Para los niños que practican actividades físicas en su tiempo de ocio, o para los que tienen la suerte de vivir en el medio rural y pueden jugar en la calle, no supondrá un grave problema. Pero, ¿y los otros?, los que sólo tienen opción de jugar y moverse en las horas de la Educación Física escolar. No todos tienen acceso a una oferta de actividad física amplia, no todos tienen acceso fácil a las instalaciones de de organismos públicos o de clubes, o simplemente no pueden jugar en la calle porque resulta peligroso. ¿En éstos niños quien piensa?.

Parece ser que la oferta extraescolar de los organismos públicos y privados es suficiente para atender estas necesidades. Pero cuando hablamos de Educación Física, nos referimos a una actividad corporal en busca de la educación de los alumnos. Desde esta visión educadora, que difiere de la concepción deportiva y competitiva que sólo busca resultados, quien mejor que un maestro para desarrollarla. Nuestros objetivos están centrados en los propios niños, no en complacer el ego de otros agentes externos: familias, autoridades, entrenadores, directivos…

Las autoridades sanitarias y los medios de comunicación advierten del apogeo de las nuevas enfermedades del futuro y que repercuten en la calidad de vida, el sedentarismo y la obesidad. Cómo podemos crear en nuestros alumnos un estilo de vida saludable ligado a la actividad física y deportiva sistemática si no se le proporciona un número de horas que garanticen efectos positivos sobre los diferentes órganos y sistemas corporales.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

La Educación Física no es sólo desarrollo corporal a través del movimiento, también es un medio para el aprendizaje de actitudes, valores y normas, y sin duda no hay otra área del currículo que se preste mejor para ello. Cómo es posible que la propia normativa presta una especial atención al desarrollo personal y social en los fines, principios y objetivos generales de la Educación Primaria y sin embargo lo limita reduciendo su desarrollo a través de la Educación Física. Será difícil trabajar competencias básicas como la interacción con el mundo físico, la competencia social y ciudadana o la autonomía e iniciativa personal, desde una enseñanza instructiva como la que se propone.

Quizás hay está el tic de la cuestión. Los niños están fracasando en las áreas instrumentales, las pruebas de evaluación diagnósticas o los informes tipo Pisa así lo demuestran. Para ello hay que sacar horas de donde sea, y nos ha tocado la “china”. Nuestra área ha sido una “María”, lo sigue siendo y desafortunadamente, lo será en el futuro.

No niego la evidencia, los niños de hoy leen menos, tienen menos conocimientos y adquieren una cultura general básica bastante lamentable. Así lo demuestran las pruebas e informes citados y nuestra propia experiencia docente. Las causas son múltiples y complejas (ver comentarios de artículos de opinión anteriores), pero no creo que la Educación Física sea la responsable.

También es evidente que nuestros alumnos desde 1990 (año de implantación de la LOGSE), realizan actividad física en la escuela de forma regular y controlada por especialistas, aspectos que repercuten en la continuidad de la práctica deportiva extraescolar, que conduce a la actividad física de ocio o la práctica deportiva competitiva que está generando la obtención éxitos en la alta competición. Con ello no estoy diciendo que gracias a nuestra labor obtenemos buenos deportistas, no somos entrenadores, sino que estamos ayudando a generar estilos de vida ligados a la actividad física y la salud, más aún cuando el modo de vida de nuestra sociedad va en el camino contrario.

Instruir es muy importante, pero educar lo es más. Infravalorar áreas como la Educación Física o la Educación Artística no repercute en una mejor educación. Dotar de más horas las áreas instrumentales no garantizan una mejor instrucción o formación académica. Sólo cuando se analicen todas las variables que dan lugar a unos resultados escolares poco satisfactorios de una forma objetiva, realista y constructiva se podrán obtener respuestas a esta problemática. Parcheando y retrocediendo al pasado no creo que sea la solución.

Juan Carlos Muñoz Díaz.

Deja un comentario