Unidad didáctica: "juegos del mundo"

por | 20 Abril, 2009

Carlos Velázquez Callado
C.P. Miguel Hernández
Laguna de Duero (Valladolid)

Uno de los principales puntos en común de los niños y niñas de diferentes culturas es el
juego. El juego es un medio para que el niño aprenda las normas culturales y los valores de una
sociedad. Los distintos tipos de juego que los niños y niñas practican son un reflejo de la cultura
en la que viven. Así, por ejemplo, hasta hace bien poco los juegos tradicionales infantiles en
algunas etnias de Papua Nueva Guinea se caracterizaban por la ausencia de ganadores y
perdedores. Todo lo contrario sucede en los juegos actuales de nuestra sociedad occidental donde
la competición se convierte en muchos casos en un elemento esencial.

Recuperar una serie de juegos motores de diferentes lugares del mundo e introducirlos
convenientemente estructurados en las clases de Educación Física puede suponer para nuestro
alumnado el acceso a otras formas no sólo de jugar sino también de pensar y de actuar, y ese es el
objetivo de esta tercera unidad didáctica.

Desde la práctica de los juegos intentaremos establecer elementos de comparación con
otros que nuestro alumnado practica en su tiempo de ocio, ¿en qué se parecen?, ¿en qué se
diferencian?, ¿qué materiales varían?, ¿cómo podemos modificarlos?… Encontraremos que
muchos de los juegos recogidos son similares a otros que ya conocemos. Algunos parecen
simplificaciones de otros, variantes derivadas de la adaptación del juego a una serie de
condiciones como pueden ser la ausencia de un material determinado y su sustitución por otro o la
eliminación del mismo, la adecuación a un espacio de juego concreto o la adaptación para
favorecer el juego cuando el número de jugadores es superior o inferior al habitual. La búsqueda
de similitudes y de diferencias entre los juegos recogidos y los que conocemos y practicamos
habitualmente en nuestra escuela, así como un análisis más profundo de los diversos contextos
culturales de los que proceden los juegos recopilados, nos debe facilitar un mayor conocimiento
de otras formas de vida, ni mejores ni peores que la nuestra, simplemente distintas.

La fabricación de útiles para la práctica de los juegos a partir de elementos a nuestro
alcance, la mayor parte de las veces considerados inservibles, puede familiarizarnos con algunos
hechos derivados de la sociedad de consumo en la que estamos inmersos y hacernos comprender
cómo ésta también repercute en las formas de jugar.

En definitiva, un sin fin de propuestas que pueden derivar del juego como eje conductor.
Un eje cercano, diríamos que incluso propio y exclusivo del niño, y consecuentemente un
elemento motivador para nuestro alumnado.

Ahora bien, somos perfectamente conscientes de que el mero hecho de introducir una
unidad didáctica de juegos del mundo y ponerlos en práctica en nuestras clases no es suficiente
para favorecer un acercamiento a otras culturas. Puede suceder que el alumnado se limite sólo a
jugar y a disfrutar de los juegos, sin que muestre el más mínimo interés por su origen o por el
entorno cultural de procedencia de los mismos. En este sentido pensamos que es necesario
establecer una serie de acciones orientadas a que el alumnado relacione los juegos con su cultura
de origen. Lo ideal sería hacerlo de forma interdisciplinar pero ello implicaría un proyecto
educativo consensuado y conjunto que en la mayoría de los centros no existe. Ante esta situación,
planteamos, desde las clases de Educación Física, la realización de una serie de acciones que nos
lleven poco tiempo y que resulten eficaces, entendiendo por eficaces el que tengan una cierta
repercusión en el tiempo de ocio del alumnado, para despertar en él la curiosidad hacia otras
culturas.

Bajate el archivo

[download id=”49″]

Deja un comentario